lunes, 10 de diciembre de 2012

Crítica: ¿QUÉ TORTURA?

Nuevo acierto de Plan 9

Como siempre, con una cuidada producción y un impecable trabajo escénico, la Asociación Cultural Plan 9, dirigida por David Carrillo y Giovanni Ciccia, cumple 10 años en gran forma: su último estreno, ¿Qué tortura? o Porqué la tortura está mal y la gente que le gusta del dramaturgo Christopher Durang, constituye una prueba más del profesionalismo y del esmero que le imprime a cada uno de sus estrenos. Acaso pueda decirse que esta obra luce demasiado norteamericana, con algunos gags sólo comprensibles por aquellos que conocen algo del show business de Broadway (en el caso de un personaje en especial), pero se trata sin duda, de buen teatro, con todas sus letras, con una dramaturgia muy ingeniosa y una puesta en escena que no escatima detalles y saca el mayor provecho de sus actores, entre los que se encuentra el propio director Carrillo, en un hilarante papel.

Estrenada en el 2009, la historia busca retratar con un feroz sentido del humor, el miedo y la paranoia desatada luego de los atentados terroristas que sufrió Norteamérica. Felicity, una joven y guapa mujer, amanece en la cama con Zamir, un hombre de ascendencia árabe, que afirma ser su reciente marido luego de una noche con tragos de más. El inexplicable comportamiento del marido hace temer a Felicity, de que se trata de un terrorista. Mientras tanto, los padres de Felicity no se quedan atrás con las extrañas conductas: él afirma coleccionar mariposas en una habitación en la que nadie puede entrar; y ella es una asidua espectadora de obras de teatro, buscando acaso escapar de su vida cotidiana. La desmedida locura está presente en cada escena, con otros disparatados personajes como un director de películas porno, o unos ridículos agentes pertenecientes a una oscura organización política.

Se aprecia en toda la puesta en escena un gran trabajo por parte de todos los responsables, con un desopilante desarrollo escénico, un ritmo que no decae en ningún momento, y que termina nada menos que en una sucursal de Hooters, coronando así esta comedia negra en gran forma. Excelentes actuaciones de la joven pareja protagónica, a cargo de Vania Accineli (gratísima revelación) y de Oscar Meza, con el apoyo de los experimentados Oscar López Arias y Masha Chávarri. También destaca Daniela Sarfatty, muy divertida en su papel de díscola madre. David Carrillo convierte a ¿Qué tortura? en un divertidísimo espectáculo, nos acerca nuevamente a la dramaturgia norteamericana contemporánea, y cierra estos primeros diez años de Plan 9, haciéndonos esperar con emoción qué estrenos nos vendrán en los siguientes diez.

Sergio Velarde
10 de diciembre de 2012

2 comentarios:

Marianela Zuñiga dijo...

Señor Velarde, permitame usted hacer un comentario, que estoy segura mantendrá en este blog. Observando las ternas de "El Comercio" me percato de que tiene en cada categoría a 5 nominados y "El Oficio Crítico" 10 nominados...No le parece que es demasiado?...más aún, si se tiene en cuenta que está nominando en algunos casos dos o tres actores y actrices de la misma obra?. Pienso que usted debió elegir según su apreciación como crítico especializado a un actor o una actriz por obra y proponerlo en terna. Así mismo me parece que si nomína a Directores de Teatro y cada uno de ellos es considerado por una obra, no me parece correcto que a uno en especial lo nomine por tres.
Lo que si es realmente inaudito y pone en tela de juicio su conocimiento, es la mezcla que hace al poner en una misma terna comedias de teatro con obras de clawn, igualmente actores y actrices de comedia de teatro con clawns...La Comedia es un género del teatro realizada por actores y actrices que NO USAN NARIZ ROJA y el Clouw es un artista payaso que lleva tradicionalmente una NARIZ ROJA, cuyas técnicas se desarrollan en un concepto básico: ser uno (a) mismo (a)expresando sentimientos primarios por si mismo, facetas de su personalidad que normalmente le desagrada o asusta.
En definitiva el Clawn busca enseñarse, tal como es, dándose el permiso y la libertad, bajo la protección de la pequeña "nariz roja", de sentir y comunicar con los demás lo que le ocurre en determinado momento.
Sin temor a equivocarme dejeme decirle que son muchos los grupos independientes que hacen clawn y los propios claws que merecían una terna especial, total en el blog hay suficiente espacio.
Espero que tome de buen humor este comentario que solo busca hacer un humilde aporte y no lo retire. GRACIAS.

Sergio Velarde dijo...

Por su supuesto no retiraré el comentario. Todo aporte es bienvenido. Saludos!