domingo, 18 de agosto de 2019

Conversatorio: NARRACIÓN, TRADICIÓN Y ESCENA


Con la participación de Anahí Araoz, Luz Maribel Sanz, Nino Mirones y Tania Castro

Día: Miércoles 20 de setiembre.
Hora: 7:00pm. El registro de los asistentes se hará desde las 6:30pm.
Lugar: Alianza Francesa de Cusco – Av. La Cultura 804, Wanchaq, Cusco.
Ingreso libre.

Los Dramaturgos (www.losdramaturgos.com), biblioteca virtual dedicada a la recopilación y la difusión de la dramaturgia nacional, gracias al apoyo de Teatro Laboratorio Cusco, la Alianza Francesa Cusco y Teatro Club, presentará el conversatorio “Narración, tradición y escena”, en la ciudad del Cusco.

Esta iniciativa tiene como objetivo principal generar un espacio de diálogo, debate y cuestionamientos acerca de la narración oral, su relación con la tradición oral cusqueña y sus formas de expresarse escénicamente.

El conversatorio contará con una mesa de ponentes conformada por figuras destacadas del ámbito de la narración oral cusqueña como lo son Tania Castro, Anahí Araoz, Nino Mirones y Luz Maribel Sanz, así como con la moderación de Miguel Gutti.

Este evento, se realiza en el marco del 3er Ciclo de Conversatorios Teatrales que empezó el año pasado con el conversatorio “Dramaturgias contemporáneas” realizado en el Auditorio del Convento de Santo Domingo – Qorikancha, y tiene sus antecedentes en la ciudad de Lima en donde llevaron a cabo diez conversatorios diferentes.

Para mayor información, los(as) invitamos a visitar nuestro fanpage:
https://www.facebook.com/losdramaturgos.peru/
O nuestro evento en Facebook:

¡Los Dramaturgos agradece su gentil apoyo en la difusión!

Crítica: LOS DEFENSORES DE LA NATURALEZA


Paladines de la Madre Tierra

La celebración por el Día del Niño ha coincidido con el final de la temporada de “Los Defensores de la Naturaleza”, obra de teatro que se reestrenó en el Auditorio del MALI, bajo la producción de Ecofiesta Perú, empresa ecológica que tiene el objetivo de concienciar acerca del cuidado del medio ambiente.

Al son de ritmos peruanos y urbanos, se construye la historia de la Madre Naturaleza (Briscila Degregori), quien ha enfermado por la contaminación y el cambio climático, por ello llegan en su rescate Laly (Laly Guimarey) y Checho (Sergio Cano), que al principio no entienden la magnitud del problema, pero las divertidas lecciones de la Madre Naturaleza harán de él y su amiga, verdaderos defensores de los recursos naturales, pasando por la tres regiones del Perú (Costa, Sierra y Selva). A ellos se suman Frank (Francisco Luna) y Nu (Nuria Mayor), quienes están a cargo del marco musical con cajón y guitarra, además de interpretar otros roles.

La dramaturgia lúdica, sencilla y basada en la realidad de nuestro planeta está a cargo Jorge Bazalar y María Inés Seijas Cao, se desarrolla en buena armonía con los momentos cantados y las coreografías. Una escenografía de estructuras que aluden a los retablos ayacuchanos se complementa con el diseño de iluminación para crear determinados efectos. Los vestuarios adornados con pequeños pompones peruanos, hacen de la propuesta un bonito homenaje a nuestra cultura.

Las interpretaciones fueron bastante sólidas, la interacción grupal fluía naturalmente; además, la energía y precisión fueron bien colocadas a lo largo de la puesta. Las voces de Laly Guimarey y Nuria Mayor destacaron en el canto con tonalidades cálidas y potentes, mientras que el resto del elenco se desenvolvía correctamente en sus distintos roles.

El público infantil siempre espontáneo y honesto, participó activamente del montaje, respondiendo a algunas cuestiones en voz alta y hasta subiendo al escenario -en un momento no indicado-; como parte de la entretenida atmósfera lograda, fueron situaciones que el elenco supo afrontar con delicadeza e ingenio, digno de resaltar.

Importante y acertado el momento del ‘Juramento de los Defensores de la Naturaleza’, del cual los niños fueron  parte, siendo algunos de ellos invitados al escenario para concretar el simbólico acto de ser los nuevos defensores de los recursos naturales, condecorándolos con un distintivo.

El montaje, dirigido por Jorge Bazalar, logra llevar a la reflexión a grandes y pequeños, respecto a los problemas ambientales que aquejan desde hace mucho tiempo a nuestro planeta, de manera divertida y dinámica, se refuerzan los valores como el respeto y el amor a nuestro medio ambiente. Salí de esta función teatral con la esperanza de que todos podamos convertirnos en ‘Paladines de nuestra Madre Tierra’. La tarea será ardua; sin embargo, pequeñas acciones podrían hacer la diferencia.

Maria Cristina Mory Cárdenas
18 de agosto de 2019

sábado, 17 de agosto de 2019

Crítica: LA VIDA ES SUEÑO

Los sueños son

A pesar de ser una agrupación joven, la Compañía de Arte Dramático se ha esforzado en mejorar las performances de sus presentaciones. Desde su último estreno Colacho Hermanos o Presidentes de América, donde demostraron su claridad para el humor, apostaron en esta oportunidad por la resurrección del clásico de Calderón de la Barca, La vida es sueño.

Lo realmente impactante fue la forma del escenario en Campo Abierto: los asistentes ingresamos en orden y las butacas estaban ubicadas en forma circular con el techo cubierto; además, en el escenario, una representación de la torre del cautivo, constituida por una serie de palos colgados y bajo ellos, un piso de arena. El ambiente recordaba ligeramente al Teatro Ricardo Blume. Esto último es de resaltar, ya que la producción lo adaptó de esta manera, pues la asociación cultural en mención no es habitualmente un buen lugar para una representación teatral, sobre todo en invierno. En un extremo del lugar, estaba el equipo de producción para coordinar la iluminación y la música, que fueron realmente emocionantes, aunque las luces pueden precisarse aún más, pues hubo momentos en que a los actores no se les iluminaba lo suficiente, especialmente en las escenas más cercanas a la torre. Sin embargo, en términos generales, sí se jugó con las luces como un elemento de lenguaje y guía, porque ayudaba a entender a los protagonistas y sus respectivos conflictos.

Tocando el tema de las actuaciones, quien destacó por su presencia escénica fue Eduardo Bazán como Basilio, el padre de Segismundo; esta fue estremecedora cuando se reconcilia con su hijo (Edwar Reyes), pues logró transmitir la compasión de una manera muy realista, sin caer en la exageración a la que se podría prestar la escena. Este momento es, según mi punto de vista, el más resaltante de la obra, porque se resume la acción dramática: la búsqueda del buen obrar en una sociedad llena de conflictos éticos por el poder. Reyes, por su parte, desempeñó muy bien su rol de protagonista y resaltó por su despliegue en las distintas partes del escenario haciendo movimientos armónicos. Además, su voz ayudó mucho a que el público desentrañara el conflicto de la obra. También destacó Gabriela Gallegos como la escudera de Segismundo, Rosaura; su manera de dirigirse a sus compañeros de escenario siempre fue directa e impactante, su mirada correspondía a la de su personaje, un guerrero fiel. Tamara Padilla, como Estrella, fue creíble, pero le faltó algo de fuerza para su personaje, y Oscar Yepez, como Clotaldo, destacó principalmente por su capacidad de dialogar escénicamente con Segismundo, de quien es también su principal confidente.

Las vestimentas de los actores fueron sencillas, pulcras y muy bien elaboradas, gracias a sus colores y acabados. Como comentario final, solo abro una cuestión: ¿era necesario que los diálogos del montaje fueran en español antiguo? Es importante rescatar un clásico, como lo hizo tan bien Alonzo Aguilar como director, pero no se puede negar que ese lenguaje implica mucha concentración por parte del público para entender la trama, sobre todo si se piensa en un público joven o no muy asiduo a ver representaciones fieles de obras clásicas. Personalmente, pienso que algunas palabras como “vos” o “vosotros” pudieron ser reemplazados por los sencillos “tú” o “ustedes”. Solo dejo esa reflexión y el debate abierto.

La vida es sueño seguirá todos los fines de semana del mes de agosto en la Asociación Cultuural Campo Abierto en Miraflores.

Enrique Pacheco
17 de agosto de 2019

Temporada: EL CÍRCULO DE LA NIÑA BONITA


De Daniella Martuccelli, dirigida por Gean Pool Uceda

Se estrenó la obra EL CÍRCULO DE LA NIÑA BONITA, escrita por Daniela Martuccelli, dirigida por Gean Pool Uceda, y con las actuaciones de Alfonso Dibós y María Rubio. La temporada se realizará en el teatro La Histriónica, ex Ensamble, en Barranco. Durante todos los viernes, sábados y domingos de agosto, del 2 al 31.

EL CÍRCULO DE LA NIÑA BONITA: Lucho y Nadia son padre e hija cuya esposa y madre falleció años atrás. Ambos viven de la herencia que ella dejó. Se llevan muy bien y tienen una relación bastante peculiar. Por muchos años, Lucho se ha sentido un fracasado, por lo que ha decidido buscarse un futuro mejor en Estados Unidos. Cuando Lucho le da la noticia a Nadia, ella no le toma importancia, sin embargo, cuando se da cuenta de que es un hecho, se generará una discusión entre ellos. ¿Cuál será la decisión final? 

MÁS INFORMACIÓN
EL CÍRCULO DE LA NIÑA BONITA
Funciones: Hasta el 31 de agosto, de viernes a domingo
Hora: 8:00  y 9:00 p.m.
Dirección: Gean Pool Uceda
Dramaturgia: Daniela Martuccelli
Elenco: Alfonso Dibós y María Rubio
DIRECCIÓN: teatro La Histriónica, ex Ensamble, Av. Francisco Bolognesi 397, Barranco

Entrada General: S/. 25 nuevos soles
Estudiantes y jubilados: S/.20 nuevos soles
Pre venta hasta el 2 de agosto: s/. 20 nuevos soles
Entradas a la venta en la boletería del teatro desde las 7:00 pm

Para mayor información comunicarse con:
Larisa Landívar y Alejandra Arévalo | 960238517 - 993563538 | Elcirculodelaninabonita@gmail.com

Taller: DIRECCIÓN TEATRAL


Dictado por el director, actor y dramaturgo Mikhail Page

Inicio: sábado 5 de octubre
INSCRIPCIONES ABIERTAS

Se abren las inscripciones para el TALLER DE DIRECCIÓN TEATRAL, dictado por Mikhail Page. Durante seis meses, divididos en tres niveles, y de una manera dinámica, se enfocará el desarrollo de la intuición del artista en la línea de la dirección teatral. Las inscripciones están abiertas.

Al empezar en la dirección teatral, el iniciado tiene una intuición sin forma, llena de diferentes ideas y sensaciones que busca plasmar sin un camino claro para construir. Esta intuición debe ser orientada bajo una metodología que logre congeniar entre sí los diferentes componentes escénicos para crear una experiencia enriquecedora para el espectador a través del montaje. Muchas técnicas y estructuras pueden ser aplicadas en una obra, pero si no se tiene una convicción clara, aquello adquiere una mera apariencia sin sustancia, de manera que desaprovechan herramientas que hubieran aportado para la construcción de una sólida pieza teatral. Una intuición con convicción real sobre la pieza será el motor fundamental del taller.

Así el taller se divide en tres niveles:
-          La intuición sin forma. Preparativos en pos de la idea.
-          Representación actual de un clásico. Reinterpretación del mito y la vigencia del clásico en el discurso del director.
-          Dirección de una pieza corta. El sello y voz del director.

Durante todo el taller, el material estará a cargo del profesor, el cual incluye textos dramáticos seleccionados, en especial referentes a dramaturgia universal y teoría teatral; así como listado de artistas escénicos al que los alumnos puedan recurrir para la representación de sus escenas.

TALLER DE DIRECCIÓN TEATRAL
Duración: 7 meses
Inicio: sábado 5 de octubre
Horario: sábados de 10:00 a. m. a 2:00 p. m.
Lugar: Jirón San Antonio 203 Barranco (Casa Recurso)
Costo: S/400 mensuales. (incluye materiales)
* Se entregará certificado

Para informes puede comunicarse a:
- Fan Page Mikhail Page:
-  WhatsApp: 993486978

jueves, 15 de agosto de 2019

Reestreno: LOS CUENTOS DEL ABUELO


Un viaje lúdico lleno de color, música y diversión

Del 24 de agosto al 15 de septiembre del 2019
Todos los sábados y domingos a las 4:00 p.m. en el Teatro Mocha Graña

Con mucha alegría y a solicitud de nuestros queridos seguidores realizaremos la reposición de la obra teatral “Los cuentos del abuelo”, CIRCOTEZ PRODUCCIONES y CASA MOCHA CULTURAL desean agradecer a todas las familias que nos acompañaron y disfrutaron de nuestra primera temporada, ahora regresamos recargados y con toda la buena vibra para dejar volar la imaginación de grandes y chicos y a su vez se lleven un mensaje de amor en sus corazones buscando incentivar el respeto por la sabiduría del abuelo, la tolerancia entre hermanos y amigos, así como también la importancia de cuidar la naturaleza.

Esta pieza de teatro les da vida a siete personajes y un mágico libro gigante, con el que el abuelo narra y recrea fantásticamente historias para sus dos nietos, a través de las cuales podremos disfrutar la adaptación de 2 cuentos clásicos: el gigante egoísta y la ratona presumida con una renovada propuesta de música, máscaras y coreografías, iniciando así un viaje lúdico lleno de color, música y diversión.

La dirección teatral está a cargo de Angelita Velásquez y el elenco está conformado por Carlos Bravo, Giovana Beltrán, Moisés Torres Dantas y Héctor Jaimes quienes provienen de las canteras del centro de investigación, formación y difusión cultural La gran marcha de los muñecones y formados en la Escuela Nacional Superior de Arte dramático. Así mismo también es parte del equipo el señor Facundo Acosta como técnico de sonido.

La temporada será todos los sábados y domingos del 24 de agosto al 15 de septiembre a las 4:00p.m. en el Teatro Mocha Graña (Av. Sáenz Peña N° 107, Barranco). Las entradas están a la venta en Joinnus y en la misma boletería del teatro, 40 minutos antes de cada función.
Preventa     s./ 15.00 (Hasta el 23 de agosto sólo por WhatsApp: 943236801)
General       s. / 25.00

*Consulta por nuestra tarifa corporativa

CONTACTO:
Triz Morales Castro
Teléfono: 943236801

Estreno: LA CHICA DEL PARQUE


FECHAS: Del 27 de agosto al 02 de octubre, martes y jueves.

HORA: 8:00 p.m.
LUGAR: Teatro del Centro Cultural El Olivar de San Isidro
DIRECCIÓN: Calle La Republica 455, San Isidro.

PRECIO DE ENTRADAS: General S/ 20 y, estudiantes y jubilados: S/ 10.
ENTRADAS A LA VENTA: Joinnus

INFORMACIÓN DE OBRA
¿Qué pasaría si un día te despiertas y tu identidad ha desaparecido junto con tu pasado? ¿Qué pasaría si intentas con todas tus fuerzas volver a encontrarte contigo, volver a sentirte acompañado, volver a ser tú mismo, pero no puedes? ¿Te quedarías absolutamente solo o alguien seguiría estando a tu lado, acompañándote? La chica del parque es una tragicomedia que narra el encuentro entre un hombre y una mujer en un parque cualquiera, en una ciudad cualquiera.

DIRECTORA: Carla Valdivia Rosello
AUTOR: Eduardo Viladés
ACTORES: Alejandra Núñez y Walter Ramírez Rodríguez
PRODUCTORA:
Benjamín Suárez | Colectivo Las Crias | https://www.facebook.com/LasCriasPeru/
CONTACTO:
Benjamín Suárez | 970 873 815 | bensuarezm@gmail.com

Estreno: KAMIKAZE!


LA HISTORIA DEL COBARDE JAPONÉS

ESCRITA POR CÉSAR DE MARÍA Y DIRIGIDA POR RODRIGO CHÁVEZ
ESTRENO: VIERNES 23 DE AGOSTO A LAS 8:00 PM –ESCUELA LA HISTRIÓNICA
PREVENTA DE ENTRADAS A 15 SOLES HASTA EL 22 DE AGOSTO

Los alumnos del Taller Montaje de la Escuela La Histriónica (ex Ensamble) presentarán, por tres únicas funciones, la obra teatral KAMIKAZE ! de César de María bajo ladirección de Rodrigo Chávez. El estreno se realizará el viernes 23 de agosto a las 8:00 pm. La preventa de entradas va hasta el 22 de agosto.

KAMIKAZE! llamada también LA HISTORIA DEL COBARDE JAPONES, nace a partir de los violentos momentos vividos en el Perú durante el auge de la subversión conducida por el grupo Sendero Luminoso. La acción es llevada al Japón del año 1943, en medio de la Segunda Guerra Mundial. Dos hermanos gemelos, s Akira y Shigeru, se enfrentarán en ella a muerte. Uno ve el conflicto como una oportunidad y el otro como una amenaza, poniendo en riesgo su propia identidad alimentados por el rencor a causa de la lucha por la atención de su familia y Suni, el amor de sus vidas.

A través de KAMIKAZE!, César de María habla de los años 80, esos años de violencia que enfrentó a peruanos contra peruanos. La obra tiene diversas características tomadas de las piezas brechtianas: el juicio al personaje, los protagonistas duales, las canciones que enlazan escenas, el conflicto personal que se desenvuelve condicionado por el entorno social, etc. La obra obtuvo en 1994 el Premio Hermanos Machado del Ayuntamiento de Sevilla, y se estrenó bajo la dirección de Roberto Ángeles en Lima, en 1999.

“La elección de KAMIKAZE se dio después de investigar diversos textos nacionales”, nos dice Rodrigo Chávez, director de la obra. “En medio de la investigación nos cruzamos con esta obra, que consideramos un clásico de la dramaturgia peruana. César de María logra alejarnos geográficamente del conflicto, pero sin dejar de autoreferenciarnos con mucha precisión. Este ejercicio que nos hace recordar y repensarnos como sociedad, es un aprendizaje increíble y urgente”.

KAMIKAZE! de César de María

TEMPORADA: 23, 24 y 25 de agosto, viernes y sábado 8:00 pm/ domingo 7:00 pm
DRAMATURGIA: César de María
DIRECCIÓN: Rodrigo Chávez
ACTÚA: Aloma Cubas, Deborah Chávez, Yolanda Delgado, Juan Leyva, Leandro Palomino, Fernando Quispe, Sofía Rivera, Bryann Sosa, Y Johana Vanini
LUGAR: Escuela La Histriónica (ex Teatro Ensamble)
DIRECCIÓN: Av. Bolognesi 397 Barranco

Entrada General: S/. 20.00 nuevos soles
PREVENTA DE ENTRADAS A 15 SOLES HASTA EL 22 DE AGOSTO
Para más información comunicarse al correo electrónico lahistrionicaescuela@gmail.com
Whatsapp: 955-568048

Kitty Bejarano Huertas / 9517-10071 (RPC)/ (#) 99893-4590 (RPM)
Prensa y difusión de la obra

miércoles, 14 de agosto de 2019

Crítica: DRA. ANA L.


Divertida e in-creíble terapia sexual

En el muro virtual de Michael Joan, el 14 de julio del presente año, pudo leerse la siguiente reflexión: Creo ser de las personas que siempre toma un consejo para bien. Hoy me dijeron: "Después de escribir Entre colinas y senderos, como que Te odio, Luisito Rey o esta Dra. Ana L. es banalizar tu chamba como dramaturgo" y le contesté: “Gracias por el consejo, pero estoy a punto de cumplir 44 años y la verdad, escribo felizmente lo que quiero, según el estímulo que tenga". Además, tal como lo explica Joan, destacado actor, director y dramaturgo al frente de su colectivo La Vale, el espectáculo que viene presentándose en el nuevo y acogedor espacio de Sobre Tablas Asociación Cultural, que lleva por título el nombre de la doctora de curioso apellido abreviado, fue parte del proceso colectivo de su Fábrica de Creación, laboratorio escénico a cargo del mismo Joan, quien partió de las ideas de sus integrantes para ir elaborando el montaje en cuestión, con total libertad creativa. Y si bien es cierto, la presente puesta en escena dista mucho de la profundidad y complejidad de sus acostumbrados y bienvenidos homenajes al director del grupo Malayerba, Arístides Vargas, esta terapia sexual a cargo de la doctora Ana Lewankowski (con semejante apellido, bien vale la abreviatura) sí que guarda algunos felices aciertos que la vuelven recomendable.

Arriesgándose por un formato realista, Joan presenta su espectáculo como una sesión más del programa “Sexo sin Tabúes” dentro de las instalaciones del “Centro Multiorgásmico Sensorial Tántrico”, a cargo de la Dra. Ana L. (Alexia Dalmau) y su simpática asistente (Pilar Astete), con el resto del nutrido reparto esperando, conversando y entrando al espacio junto con el público. Y si bien es cierto esta idea no es nueva, sí funciona hasta cierto punto: cuesta entrar en la convención con la caracterización física y gestual de la doctora en un inicio, pero el carisma y entrega de Dalmau no tardan mucho en ganarse al público y sumergirlo en esta disparatada sesión, en la que, confundidos entre los espectadores, los personajes-actores no tardan en revelarse: un señor sabelotodo (Ricardo Morante), una escolar camuflada (Johana Vanini), un desdichado “aventajado” (Víctor Ulloque), una señorita “amiga de todos” (Natalia Sánchez), una esposa engañada (Arabella Bartra), un mago frustrado (Thony Jef), un jovencito coqueto (Samuel Valdivia) y una estudiante estresada (Valeria Olivares).

Con algunos altibajos en el desarrollo de la puesta-sesión, cada uno de los personajes va narrando sus problemas sexuales a la doctora, quien alterna las posibles soluciones con dinámicas en las que participa también parte del público, quien accede de manera entusiasta, con jocosos resultados. Joan prefiere sacrificar muy pronto el realismo del planteamiento inicial para rendirse a la simpática artificialidad de los diversos conflictos que van presentándose; felizmente, muchos de ellos están ejecutados limpiamente (como los de Jef y Bartra), que sostienen el ritmo de la puesta, pero siempre con el agradecido apoyo de Dalmau y Astete. El último tramo, en el que aparece cierto elemento sobrenatural, rompe con todo lo que le restaba de lógica al montaje, pero acaso aquella sea la única manera para redondear esta in-creíble terapia sexual (así como lo menciona incluso uno de los personajes) y darle un prudente final. Esta Dra. Ana L. promete una hora y media de grato entretenimiento, como resultado de un sano proceso creativo a cargo de este talentoso grupo actoral y de Joan, un artista con el suficiente aplomo y base teatral para ofrecer, literalmente, lo que quiera, como estas disparatadas comedias, dignas y recomendables.

Sergio Velarde
14 de agosto de 2019

Crítica: ENTRE COLINAS Y SENDEROS


Necesario ejercicio de memoria

Si hay una característica que sobrevuele toda la producción dramatúrgica de Arístides Vargas, esa tiene que ser el ejercicio de la memoria. Nacido en Argentina, pero residente desde hace muchos años en Ecuador debido al exilio del que fue víctima en 1975, el director del emblemático colectivo Malayerba se ha convertido en uno de los dramaturgos latinoamericanos más recurrentes, gracias a unos textos (muchos de ellos autobiográficos y originados por experiencias traumáticas, como él mismo menciona), que combinan con maestría la crítica más ácida hacia una sociedad con crisis de identidad, los personajes demasiado propensos al olvido y que tropiezan una y otra vez con la misma piedra, los entrañables toques de lirismo y el siempre bienvenido humor negro que hace más digerible el choque emocional al vernos reflejados en el escenario.

La caótica situación política, económica y social que venimos sufriendo desde hace décadas en nuestro castigado país se convierte (lamentablemente) en el contexto ideal para que sus obras alcancen gran trascendencia y pertinencia, en sus diversas e interesantes temporadas profesionales en salas limeñas, que de acuerdo a sus años de estreno fueron las siguientes: La razón blindada (2011), en la que dos presos políticos se reúnen todos los domingos para dramatizar la inmortal historia del Quijote; y El deseo más canalla (2012), en una versión adaptada, con poetas deambulando por un teatro, huyendo de su realidad y entregando al público imágenes tan chocantes como estilizadas; ambas producidas por el colectivo Panparamayo Teatro. La significativa Nuestra Señora de las Nubes, presentada por el propio grupo Malayerba (2014) y por el colectivo Los Llaqtas (2017), en la que un hombre y una mujer, ambos exiliados, se encuentran por casualidad en una tierra extraña, se conocen, se hacen amigos y se dan cuenta que los dos provienen del mismo lugar. Espalda de Bogo presentó la discreta Malanoche (2014), montaje en el que una fantasmal figura femenina deambula tristemente en una cantina de medio pelo, relatando sus penas y además, su trágico final. También se estrenó La muchacha de los libros usados (2016) en el Teatro Ricardo Blume, que narraba la historia de una niña vendida por su familia a un coronel del ejército para casarse con él, y con la promesa de no consumar el matrimonio hasta que ella tenga su primera menstruación. 

Por su parte, la perseverante Asociación Cultural La Vale, dirigida por Michael Joan, se ha caracterizado por involucrarse de lleno en el universo de Arístides, con tres recordados montajes que le hicieron justicia al autor, cuando trasladaron con coherencia sus textos al escenario, pero sin perder cada espectáculo su propia personalidad. Así, se estrenaron La República Análoga (2014), obra coral en la que un puñado de intelectuales postula diversas ideologías para conformar un utópico país libre de injusticias; La Edad de la Ciruela (2014), nostálgica historia en la que dos hermanas recuerdan tiempos pasados, mientras el tiempo avanza inexorablemente; y Ana, el Mago y el Aprendiz (2015), estilizada puesta en escena en la que los personajes del título se enfrascan en la insólita búsqueda del esposo desaparecida de la primera.

Valga esta dilata introducción para iniciar la reseña de la última apuesta de la Asociación Cultural La Vale para este año; y si bien es cierto, dicho montaje no fue escrito por Arístides, él sí estuvo previsiblemente involucrado en la asesoría en dramaturgia: Entre colinas y senderos, feliz resultado escénico escrito, dirigido y coprotagonizado por Joan, aplicado alumno de Arístides, se presentó en el Teatro de Lucía en Miraflores y haciéndole honor a su maestro, se convirtió en un honesto y contundente ejercicio de memoria, en este caso, de la atroz guerra civil que azotó a nuestra nación y que la generación actual acaso pareciera desconocer. En escena, aparecen víctimas y victimarios, culpables e inocentes, terroristas y militares; es decir, los desdichados protagonistas de aquella sangrienta lucha sin cuartel, en medio de discriminación, miedo, violencia y corrupción, retratados con total honestidad y desparpajo.

En la puesta en escena, así como en las anteriormente mencionadas del colectivo La Vale, se privilegia la historia y la actuación sobre cualquier artilugio en el espacio. Entre colinas y senderos se vale de un par de sillas, un mueble que sirve como mesa y gaveta a la vez, y telones en tonos ocres y claros, para involucrarnos en tres hilos narrativos, bien estructurados y definidos, interpretados por solo dos actores, quienes se desenvolvieron en tres personajes cada uno, alternándolos en cuestión de segundos y con el apoyo de precisos elementos de vestuario. El tamaño de las dos pequeñas cerámicas artesanales colocadas a ambos lados del escenario, que representaban viviendas de nuestra serranía, parecían simbolizar la verdadera importancia que le dio (o da) la población limeña a los crueles y salvajes martirios que padecieron nuestros compatriotas en provincia, por parte de los senderistas y las tropas militares por igual.

Tres historias que, luego de una exhaustiva investigación realizada por Joan, resumen en buena cuenta todo el dolor, el sufrimiento y la injusticia que se vivió en aquella época, sin dejar de lado el toque de sarcasmo característico de Arístides, en perfecto equilibrio dramático. Dos hermanos ayacuchanos, Aurora y Washington, secuestrados e instruidos por Sendero Luminoso para cometer actos terroristas; una atribulada pareja de esposos: él, un ex integrante del grupo Colina responsable de múltiples delitos por encargo y ella, la hija del comandante general del Ejército enfrascada en la búsqueda de su propia verdad; y el mismísimo comandante general, que busca solo enriquecerse y no cumplir con su función para con la patria, junto a su esposa, la típica mujer superficial, capaz de soportar ciegamente las mentiras y el machismo de su esposo, con tal de no perder el confort con el que vive.

La construcción de los personajes más trágicos resulta compleja y desgarradora. Aurora es una valiente adolescente, víctima de atroces abusos durante la guerra, que busca proteger a toda costa a su hermano menor Washington, quien representa lo único que le queda en la vida; mientras que este es un niño, que dentro de su ingenuidad infantil trata de entender por qué le tocó estar dentro de este conflicto armado, en el que lo va perdiendo todo progresivamente, mientras anhela estar con su madre una vez más. Por otro lado, la hija del comandante no puede ver a su padre de frente, es por ello que aplaca su frustración con su arrepentido esposo; ambos cargan la culpa de un gobierno corrupto y terminan siendo tan culpables como víctimas. La necesaria cuota sarcástica, pero que deja entrever la profunda injusticia y egoísmo de los altos mandos del poder, vino representada por el comandante y su esposa, caricaturas de trazo grueso regodeándose ante el resto, dedicados en cuerpo y alma a la corrupción y al individualismo en el peor sentido de la palabra. Ese humor se manifiesta como una forma de reivindicar la risa como efecto sanador de tanto dolor.

La dinámica propuesta debía ser resuelta en el espacio, evidentemente, por dos actores con recursos. En ese sentido, el reto asumido por el mismo Joan, al lado de su musa inspiradora y compañera Claudia del Aguila, no les quedó grande; al contrario, solo dos intérpretes comprometidos, honestos y versátiles como ellos pudieron llevar a buen puerto semejante empresa. La dirección de Joan, con la asistencia de Claudia Rúa, intercala exitosamente y con fluidez las historias temporalmente en el mismo espacio escénico. Si bien es cierto no necesariamente es la misma elipsis de tiempo en cada pareja, Joan apuesta por considerar una unidad temporal única, ya que la memoria recuerda hechos y tiempos, pero en una misma instancia. Y es que resulta evidente que si bien no podemos cambiar el pasado, sí es necesario reflexionar desde el presente para mejorar el futuro.

Entre colinas y senderos se ubicó entre las mejores propuestas independientes recientes que lograron retratar el profundo dolor que ocasionó la lucha interna en nuestro país y que sirvieron, cada una a su particular manera, como oportuna reflexión para sus espectadores. Así, por citar algunos ejemplos, resultaría pertinente destacar La eternidad en sus ojos (2013) y Cómo crecen los árboles (2014), ambas de Eduardo Adrianzén; la primera, una entrañable historia de amor en medio de una Lima azotada por explosiones de coches bombas, dólares MUC e hiperinflación; la segunda, con la sorpresiva irrupción del terror dentro de una familia acomodada, a través de la revelación de la  empleada del hogar; La cautiva (2014) de Luis Alberto León, que nos llevó hasta un tétrico depósito de cadáveres en el Ayacucho de 1984, en donde yacía una muchacha ultrajada por una tropa; y La humilde dinamita (2016) de Marbe Marticorena, en donde fuimos testigos de la desgarradora historia de dos hermanos que terminaron involucrados en actos de terrorismo.

La Asociación Cultural La Vale, con la producción ejecutiva de Rodrigo Rodríguez, consigue con Entre colinas y senderos un sólido y contundente montaje con un claro mensaje de reflexión nacional. Y tal como lo menciona Joan en el programa de mano, su propia responsabilidad como artista escénico es la de “contar el daño inmenso que le hizo a nuestro Perú una ideología asesina y el abuso de poder de un gobierno desmesurado, para que no se repitan los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno”. Y a pesar de tener como creador a Joan, el ejercicio de la memoria, que le es tan importante al maestro Arístides, sí que sobrevuela también sobre Entre colinas y senderos. Una memoria que es tan frágil para los peruanos, pero que a la vez es tan necesaria para empezar a transitar de una vez por todas por otros caminos, esquivando aquellas colinas y senderos que puedan extraviarnos del rumbo correcto, y que nos lleven a nuestro destino final, que es el de tener un futuro mejor.

Sergio Velarde
5 de agosto de 2018
(Texto escrito para publicación de la ENSAD)