jueves, 16 de marzo de 2017

Crítica: UNA RELACIÓN PORNOGRÁFICA

El dilema de continuar o renunciar

Escrita por Philippe Blasband, la película Una relación privada (Une liason pornographique, 1999) fue un contundente éxito del cine galo allá por la época de su estreno. Protagonizada por los notables actores Nathalie Baye y Sergi Lopez, la cinta nos presentó las entrevistas realizadas por separado a una pareja adulta por un psicoanalista, a quien solo escuchamos; además de los momentos previos y posteriores de sus encuentros sexuales. Ellos se conocieron a través de un anuncio puesto por ella en una revista para adultos, ya que quería cumplir su fantasía sexual. Es así que se inicia la relación, inicialmente ocasional y puramente carnal, sin revelar nombres ni ocupaciones, pero que previsiblemente irá tomando derroteros sentimentales. La película originó un par de años después una obra teatral, Una relación pornográfica, escrita por el mismo Blasband, y que llegó a varios países, entre ellos Argentina en el 2013, en un montaje estelarizado por los no menos notables Cecilia Roth y Darío Grandinetti.

Presentada por la productora Break, y acaso siguiendo los pasos de Phoenix: volver a empezar (2015), una de sus puestas producidas más interesantes, lo más destacable de la versión nacional de Una relación pornográfica estrenada en el Teatro de Cámara del Centro Cultural El Olivar, sea acaso la química conseguida por la pareja protagonista, que vuelve cómplice al espectador de este atípico y curioso idilio entre dos personas maduras, que se niegan a dar por terminada su búsqueda de placer a pesar de su edad. Remarcable además, el papel de Ella como la que manda y decide el rumbo de esta relación, relegando a Él como el sumiso acompañante. Con una escenografía muy funcional, con luces y música precisas, la puesta se sostiene íntegramente en la verdad que le imprimen los actores, a pesar de algunos traspiés cuando se dirigen a la platea, a falta de la voz del psicoanalista.

En su debut propiamente dicho, luego de su formación en el Programa de Dirección Escénica de Aranwa Teatro, el novel Pancho Tuesta acierta con el trabajo en conjunto de Vanessa Vizcarra y Alfonso Dibos, ambos aprovechando hábilmente cada palabra, gesto y silencio, para darle los matices apropiados a cada íntimo momento en su poco convencional amorío, hasta la decisión final: continuar o renunciar. Una relación pornográfica constituye un acierto de Break como productora y es además, un sólido montaje que entretiene y que busca la reflexión, sin escándalos, sobre las dificultades para mantener un tipo de relación sexual otoñal y sin mayores compromisos.

Sergio Velarde
16 de marzo de 2017