miércoles, 28 de febrero de 2018

Comentario: DADA TEATRO


¿Preguntas sin respuesta?

En la muy, muy sensata e indispensable columna del director Diego La Hoz en Teatro Club, titulada “De modas y otros trueques”, se realiza la interesante observación de un fenómeno que ya es parte de nuestro ámbito teatral, nos guste o no. Y es que La Hoz postula que existe un grupo de élite que marca una “tendencia” dentro de nuestra producción escénica, a la que (casi) todos nos alineamos de acuerdo a nuestros intereses mercantilistas. Para demostrarlo, señala el caso de Kontenedores, ambicioso proyecto en donde se presentan diez microobras, escritas, dirigidas y protagonizadas por un puñado de nuestros artistas más talentosos y creativos, dentro de unos contenedores de barco debidamente acondicionados, en el exclusivo balneario de Asia, al sur de nuestra ciudad. Todo esto rodeado de food trucks, dos barras, DJ, música en vivo, una pantalla LED con escenario, un área específicamente diseñada con talleres de circo y una feria. Los peligros que enfrenta el Teatro (sí, con mayúscula) en “el point más kooltural del sur”, analizados con ponderación por La Hoz en su texto, son de lectura obligatoria.

Por otro lado, resulta curiosa (por llamarla de alguna manera) la polémica actual sobre la posibilidad de ingresar libremente alimentos a los cines, como la tan obligatoria canchita, sin necesidad de adquirirlos allí mismo. Y es que el Cine (sí, también con mayúscula) atraviesa la que sea acaso su hora más oscura: el año pasado, por ejemplo, una película de Netflix triunfó en el prestigioso festival de Cannes, cuando se trató de una producción que no se verá jamás en un cine propiamente dicho. Netflix, la exitosa empresa de entretenimiento norteamericana, proporciona mediante una “tarifa plana mensual streaming multimedia”, una gran cantidad de películas realizadas originalmente para ser vistas en la gran pantalla, pero que podrán ser “disfrutadas” en casa, desde la comodidad del sofá comiendo canchita. Sin embargo, esta comodidad no se queda ahí. Si no se dispone de tiempo suficiente para ver la película en el cine o en la casa, pues también se ofrece la posibilidad de disfrutarla desde un celular, por ejemplo, sentado en el transporte público, en el taxi o caminando por el parque, y claro, comiendo canchita. Es decir, la magia del Cine (¡!) reducida al tamaño de la pantalla de un móvil. Privilegios que nos regala la tecnología.

Valgan estas reflexiones tomando como pretexto la inauguración de una nueva propuesta cultural en Barranco, llamada DaDa Teatro, en donde se vienen presentando obras de corta duración, dentro de un confortable restaurante con música, pantallas de video, alimentos y bebidas, y en la que directores como Adrian Torres, Rodrigo Falla Brousset y Raúl Sánchez McMillan dirigen en íntimos salones a los jóvenes Fiorella Flores, Tito Vega y Micky Moreno, y también a los veteranos Cecilia Tosso, Lilian Nieto y Carlos Victoria, en simpáticas historias de 15 minutos cada una, llamadas "sketchs" por una personalidad de amplia trayectoria y sabiduría como lo es Osvaldo Cattone.

¿Serán los contenedores antes mencionados el mejor ambiente de entretenimiento artístico-cultural pensado para toda la familia? ¿Seguirá siendo tendencia esta moda “kooltural” el próximo verano? ¿Acaso las modas no son pasajeras? ¿El hashtag “Arte a la carta” será realmente lo que presume ser? ¿No será una mejor experiencia ver películas en pantalla grande, con sonido estéreo, después de los impactantes trailers y con gente alrededor comiendo canchita? ¿Será lo mismo ver una película en el cine, en la tele o en el celular? ¿Netflix ganará la próxima Palma de Oro? ¿Será igual de sabroso y nutritivo comer un delicioso lomo saltado preparado durante horas por la abuela, que un Mega Combo de Verano en un establecimiento de fast food servido en 15 minutos? Luego de ver Microteatro al toque (2015), Los 15 mil (2016) y Todo por los 15 mil (2016), todos ellos microespectáculos creados con las mejores intenciones, se vislumbran en mi horizonte algunas respuestas. ¿Y ustedes?

Sergio Velarde
28 de febrero de 2018

No hay comentarios: