martes, 14 de febrero de 2017

Entrevista: PEDRO ITURRIA Y MARIO MENDOZA

“Estamos creando relaciones entre dramaturgos y compositores”

Zapping, 3 musicales en 1 es un proyecto de largo aliento. Ganador del premio del jurado del Oficio Crítico 2016 como el mejor montaje de Comedia o Musical, el espectáculo combinaba a compositores y dramaturgos que desarrollaron tres historias con temáticas y estilos diferentes, de 30 minutos cada una. El objetivo: fomentar el Teatro Musical Original Peruano, convocando año a año a duplas de dramaturgos y compositores para que sus historias lleguen felizmente a escena con garantía de calidad. Oficio Crítico conversó con dos de los principales responsables de esta puesta en escena musical, el productor Pedro Iturria y el director Mario Mendoza, jóvenes emprendedores con mucha experiencia a pesar de su corta edad.

¿Cómo se iniciaron en las artes escénicas? Pedro comenta que hizo teatro en la universidad San Martín con jóvenes de la Facultad de Comunicación, Turismo y Psicología. “Había un grupo oficial, nosotros éramos uno independiente, ensayábamos en un salón y veíamos nuestra manera de conseguir sala. Llegamos a hacer función en el ahora desaparecido Teatro Montecarlo”. Pedro entró a ver un ensayo y luego permaneció ayudando en producción. “Solo actué una vez y después el grupo se fue disolviendo”. Por su parte, Mario empezó en el colegio y cada verano estudiaba en distintos talleres. “Estudié en la Escuela D’Art, desde los 14 hasta los 18 años. Luego mis padres me aconsejaron que estudiara fuera, así que me fui con una beca por 4 años a estudiar teatro musical a la Fundación Julio Bocca, en Buenos Aires. En paralelo, estudié Dirección Teatral. Soy licenciado en Dirección teatral de la Universidad de Palermo y egresado en teatro musical de la Fundación Julio Bocca”.

Primeras experiencias teatrales

“En D’Art (Escuela de actuación y comedia musical creada por Henry Gurmendi en 2004) aprendí a tener cancha y concha para ir a una audición en Argentina y  mostrar lo que podía hacer”, asegura Mario. Sin embargo, reconoce que no es recomendable hacer musicales tan seguidos durante la etapa de formación, ya que no se puede hacer un proceso adecuado. “El teatro musical es una disciplina, un deporte, necesitas tener físico constante”. Ya en tierras gauchas, Mario quedó encantado con la carrera de Dirección. “En la Fundación Julio Bocca nos promovían mucho la autogestión, es decir, crear y no rehacer los musicales de Broadway, para tener nuestro propio material”. Por otro lado, Mario comenta que tuvo un reciente paso por la Dirección escénica de Ópera, en el Teatro Colón en  Buenos Aires. "Tenía muchas ganas de hacerlo, pero la ópera no es lo mío”.

En cambio, Pedro estuvo involucrándose cada vez más en la producción en nuestro país. Luego de algunos intentos por hacer teatro, decide legalizar su actividad con su socia Carolina Silva Sanstisteban para formalizar auspicios y todo lo concerniente a las puestas en escena. “Con Vodevil Producciones estuvimos encargándonos de algunas obras, eso sí, con ciertas dificultades financieras en el camino. Hasta que llegó Mujeres que habitan en mí (2009), dirigida por Guillermo Castrillón y estrenada en la Alianza Francesa. Tuvo buena crítica y acogida por el público”. Ese mismo año, se presentó la puesta infantil Los Músicos de Bremen.

"El despegue de Vodevil llegó con Bolognesi en Arica (2013), escrita y dirigida por Alonso Alegría. Inclusive tenemos funciones ya pactadas en este año”, señala Pedro. Vodevil se encargaría de producir varias obras de Eduardo Adrianzén, todas con un determinado corte social: una crítica a la televisión con Cristo Light (2014); a las universidades, con Los veranos son cortos (2014); y a nuestra ciudad, con Humo en la neblina (2015). “Todas nuestras producciones futuras tenían que tener un fin social. Lo mejor es producir nuestras propias obras”. Actualmente, Vodevil es una agencia de comunicaciones, escuela y productora.

Actuar, producir y dirigir

Para Mario, un buen actor de teatro debe tener una buena comunicación con todo el equipo. “No me gusta que en ningún ensayo alguien se vaya con alguna incomodidad, la relación entre los actores y el equipo es vital para que el proyecto avance”, manifiesta. Además, debe ser “súper lanzado” y tener disciplina. “Especialmente en el teatro musical. Es muy complejo, porque tienes tres áreas: canto, actuación y baile; además de involucrar a los directores coreográficos y musicales”. Por otra parte, Pedro considera que un buen productor teatral debe “ser anticipado, organizado y tener la mayor empatía posible con el elenco, los auspiciadores, los dramaturgos, con todos. En el camino se va aprendiendo”. Además, agrega que un productor debe tener toda la obra en la cabeza y manejar muy bien los niveles de comunicación e integración.

Consultado sobre aquellos colectivos que prefieren hacer la producción entre ellos mismos, afirma que siempre ha pensado que debe existir un una persona autónoma encargada de producir el montaje. “Dirigir y producir al mismo tiempo, por ejemplo, sí se puede hacer; si tienes dinero y tiempo, hazlo. Pero si no lo tienes, vas a descuidar uno o ambos aspectos”. Para Pedro sería mucho mejor si el productor contara con una especialización o conocimientos en marketing o comunicación. De otro lado, Mario afirma que un buen director de teatro debe de tener, aparte de una buena comunicación, contar con las herramientas para saber cómo llegar al objetivo y para cambiar de postura en el camino si fuera necesario. “También debe saber toda la obra, porque el actor se pregunta muchas cosas. Cuando soy autor y director, me doy cuenta que tenía algunas ideas al escribir, pero descubro nuevas al dirigir”. Finalmente, considera que un director debe tener el manejo de todas las áreas y estar pendiente de todo. “Debe contener a todo el grupo, saber que todos van hacia un lado determinado”.

Para Pedro, que se lanzó a producir junto a Vodevil Zapping, 3 musicales en 1, toda obra es considerada como un producto cuyo objetivo es comercial. “Debes pensar que sí es un producto comercial y tener las estrategias para cumplir tus objetivos de negocio”.  Mario añade que se debe “combinar lo comercial con lo personal a la vez”. Si bien es cierto cada caso es independiente del otro, Pedro considera que Zapping fue un montaje solvente, que seguirá generando ingresos con su reposición y venta de productos. “Uno debe manejar su propio modelo de negocio, pero con proyección. Si quieres montar una obra por propio gusto, hacer teatro de autor y que te reporte ganancias, debes verlo también como un producto”. Zapping demostró que sí se puede realizar buenos espectáculos musicales independientes propiamente nacionales. “Se podría analizar qué es lo que público quiere ver. Por ejemplo, para estas obras se hizo campañas de todo un año para convocar espectadores. Cada obra debe tener su propia personalidad”.

Larga vida a Zapping

“Estamos esperando la confirmación de festivales para ponernos a trabajar en la reposición de Zapping”, menciona Pedro. Para los que se perdieron ver en escena a los actores Natalia Salas, Gabriel Gil (ganadores del premio del público de Oficio Crítico) y Martín Velásquez, cada uno en triple papel, todavía tendrían una oportunidad. Por su parte Mario es más drástico con sus opiniones. “Está claro que el teatro musical nacional casi no existe. Me refiero al original y nacional. Cuando estaba aún por acá, había solo musicales de autores ya hechos, tenemos pocos referentes de musicales propios peruanos”. Considera a Zapping como una verdadera locura. “Al volver a Perú, necesitaba generar cosas y no tenía los medios para comprar una obra de Broadway. Con Zapping, descubrimos que sí podemos hacer y mostrar nuestro propio musical, que se podía hacer las cosas que uno se imagina”.

El indiscutible éxito de Zapping, 3 musicales en 1 ha generado una gran convocatoria para la realización de Zapping 2, en el que jóvenes creadores podrán realizar sus propios musicales. “No  existe otro lugar donde los autores y dramaturgos puedan estrenar sus propios proyectos. Los que hacen teatro están más conectados con los que hacen danza. Pero nosotros estamos creando una relación entre músicos y teatristas”, recalca Pedro. A través de las redes sociales, el proyecto de Zapping ya está sirviendo como un importante puente entre dramaturgos y compositores, que esperemos resulte en un nuevo espectáculo musical con las suficientes virtudes de su predecesor. Para mayor información, pueden visitar su página de Facebook: 
https://zappingmusicales.com/2017/01/03/convocatoria-obras-musicales-zapping-2da-edicion/

Por su parte, Mario anuncia que estará a cargo de la dirección de Te quiero hasta la luna, obra argentina que desde el año 2012 se viene representando en diversas ciudades como Bogotá, Buenos Aires, Madrid, Montevideo, Ciudad de México y Panamá. “Este año llega a Lima gracias a La Compañia Teatro Musical y su estreno está previsto para el 30 de junio". Pueden encontrar información sobre la convocatoria para las audiciones en la siguiente página de Facebook:
https://www.facebook.com/pg/tequierohastalalunaperu/about/?ref=page_internal

Sergio Velarde
12 de febrero de 2017