lunes, 9 de febrero de 2015

Entrevista: CRISTIAN LÉVANO

Debe ser que naces con talento, pero éste duerme y alguien o algo te lo despierta.

Cristian Lévano es un joven actor, dramaturgo y director con una trayectoria corta pero auspiciosa. Con su agrupación Winaray tiene varios montajes ya estrenados, bajo su dirección, desde su ópera prima ¿Qué hiciste Diego Díaz? (2007) de autoría propia hasta su más reciente estreno, La multa (2014) de Sergio Arrau. “Mi primer taller de teatro lo llevé con mi papá (el actor y director Alfredo Lévano) en el Museo de la Nación a los 7 años. Mis recuerdos son borrosos, pero sí estoy seguro que obra que hacía mi padre, obra que me llevaba a ver”, recuerda.  Si bien el colegio nunca participó en las actuaciones de rigor, admite entre risas que no tuvo más remedio que postular a la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático. “Mis padres fueron alumnos de la ENSAD, creo que estaba escrito. Postulé e ingresé, mi examen fue un diálogo que hice con otro chico. Mi jurado fue Juan Arcos, que después sería mi profesor de expresión corporal.”

Sobre la plana docente que le tocó en la ENSAD, reconoce que estuvo contento con todos, aunque tuvo roces. “Soy bien pesado (risas)… Pero eso sí, nunca pude rozar con Sergio Arrau.” Entre sus maestros de actuación, Cristian menciona a Carlos Acosta, Daniel Dillon y Guadalupe Vivanco, de quienes afirma que absorbió todos sus conocimientos. “Dentro de la ENSAD llevé un taller de dirección que dictó Leonardo Torres Descalzi, y aprobé dándole mi video de ¿Qué hiciste Diego Díaz?, pues yo ya dirigía por fuera de la ENSAD”, menciona. En su formación como dramaturgo, afirma que su mayor referente es Dillon. “Admiro su locura, él vive en un mundo aparte y no le tiene miedo a nada. Ahora estoy escribiendo menos por mis tiempos. Pero antes era bien malcriado (mi forma de escribir, lo que contaba y cómo lo contaba). Luego llevé un taller con César De María, en donde terminé por enamorarme de la dramaturgia. Escribiré y escribiré."

El arte dramático

¿Cuáles son los requisitos básicos que Cristian cree debe tener todo buen actor de teatro? “Estar en drogas (risas)… ¡No, mentira! Tiene que haber amor por el trabajo, compromiso, una pasión encendida y formación. Si te gusta, estúdialo”, refiere. Consultado sobre el talento que todo actor debe tener, cree que “puedes nacer o lo puedes desarrollar; debe ser que naces con él, pero éste duerme y alguien o algo  te lo despierta.” Por otro lado, cree que un director debe saber analizar la obra que va a hacer. “Y debe hacer que sus actores amen la obra que van a hacer, debe tener una técnica especial para hacerles brillar los ojos y que confíen plenamente en él.” Asimismo, piensa que un bien director debería ser también actor, o al menos haber pasado por un taller, ya que así puede entender un poco más a sus actores.

Aparte de su ópera prima, Cristian ha dirigido los siguientes montajes, escritos por él mismo: Dana (2008), Francisco (2010), El misterioso asesinato de You Payaso (2011) y Un trébol mágico (2013). “No creo que un director deba tener todo planificado, pero sí debe tener una buena base (buen análisis), un buen boceto. En ¿Qué hiciste Diego Díaz? juro que tenía solo algunas cosas claras, yo dejaba el libreto fuera y podía cambiar varias cosas, porque era también el dramaturgo.” Con La multa fue la primera vez que Cristian trabajaba un texto ajeno, en este caso, de su profesor Arrau. “Había que respetar demasiado el texto. Quizás por mi inexperiencia quise respetarlo al máximo, no le quise fallar al dramaturgo,” comenta.

Cristian destacó nítidamente como actor en la puesta en escena de Tus amigos nunca te harían daño (2014) de Santiago Rocagliolo y dirigida por Carlos Acosta. Fue designado como el mejor actor de reparto en la categoría de comedia. “Fue un proceso muy chévere, por primera vez trabajaba de manera profesional con Carlos (Acosta), que fue mi profesor. Felizmente no me trató como su alumno.” También pudo trabajar con compañeros de la ENSAD como Luccía Méndez (inolvidable en Super Popper), Herberth Hurtado, Beto Miranda y Yasmín Londoño, quien egresó con él. Entre los próximos proyectos de Cristian figuran el estreno de Los dos hidalgos de Verona de William Shakespeare, nuevamente bajo la dirección de Acosta y la reposición de Dana en el Club de Teatro de Lima, en mayo próximo. “Ahorita solo eso, luego te chismeo más”, finaliza.

Sergio Velarde
9 de febrero de 2015

No hay comentarios: