jueves, 30 de octubre de 2014

Crítica: OLEANNA

La compleja relación entre profesor y alumna. 

Ganadora del Premio Especial del Público en el XII Festival de Teatro Peruano Norteamericano organizado por el ICPNA, la pieza Oleanna (1992) del prestigioso dramaturgo y director norteamericano David Mamet fue la primera en estrenarse durante el certamen. Dirigida por las actrices Fiorella Díaz y Jamil Luzuriaga, la sencilla pero envolvente trama se centra en dos únicos  personajes: John y Carol, un profesor universitario y su alumna, respectivamente. Mamet es un especialista en retratar los conflictos del ser humano a través de un lenguaje autodenominado poético y no realista. Es así que los diálogos de este drama contemporáneo están repartidos en tres actos, en los cuales vemos el progresivo derrumbe físico y psicológico de este maestro, mientras la inofensiva figura de la alumna se va convirtiendo ante nuestros ojos en un ser cada vez más inquietante.

La pieza, que le debe su nombre a una canción folklórica noruega que habla sobre una ciudad ideal que se vuelve inhabitable para sus pobladores, hace hincapié en la incomunicación que aún cunde entre las personas, a pesar de todos los avances tecnológicos existentes; y en la imposibilidad para convivir dentro de una misma sociedad, sin dejar de lado nuestras aspiraciones y necesidades. Pero el texto de Oleanna va mucho más allá: no solo es una reflexión sobre el estado de la educación universitaria, sino que las palabras y gestos iniciales de John hacia Carol, llenas de comprensión y compasión, son tergiversadas por ésta en su contra, acusándolo de acoso sexual; se trata entonces, de una velada crítica hacia el sistema de justicia que le da acaso un sobredimensionado apoyo a las víctimas de supuestas violaciones (justamente Mamet fue acusado de misógino por algunos grupos feministas por esta obra). La vigencia actual de Oleanna es innegable, pero como dato curioso quedará el hecho que el propio Mamet haya detenido una temporada este año, en el Milwaukee's Alchemist Theatre, en el que el papel de Carol era interpretado por un actor, exponiendo el tema del acoso sexual entre dos personas del mismo sexo.

El trabajo actoral en esta versión de Oleanna es más que competente, con las acabadas interpretaciones de Carlos Mesta y Alexa Centurión, en un verdadero duelo interpretativo. Si bien es cierto, varias críticas a la obra (y a la película dirigida por el mismo Mamet en 1994) han fundamentado a lo largo de los años que el público no debería inclinarse en favor de ninguno de los personajes, resulta evidente que las directoras de esta versión le han concedido a Carol el título principal de antagonista. Salvo un momento puntual (bien aprovechado por Centurión) en el que Carol le musita al profesor que ella es “mala”, su conducta resulta inexcusable, especialmente frente al carismático profesor John que construye Mesta. Por otro lado, la puesta en escena es funcional, con los elementos precisos, pero la utilización del video (muy bien realizado, por cierto) con el propósito de distinguir los actos, no deja de ser prescindible, ya que no aporta nada nuevo a lo que los personajes dicen en escena. El contundente final, con el acto violento (y acaso merecido) que se anticipaba, cierra una interesante propuesta teatral con múltiples lecturas.

Sergio Velarde
29  de octubre de 2014

martes, 28 de octubre de 2014

Crítica: ¿HAY QUE MATAR A LA MONJA?

Una atípica monja detective

Basada en la comedia Melocotón en almíbar (1958) del dramaturgo español Miguel Mihura, se estrenó en el Teatro Auditorio Miraflores la pieza ¿Hay que matar a la monja? dirigida por Jonathan Oliveros. Se trata de una comedia de enredos en la que cinco delincuentes aficionados son puestos en jaque nada menos que por una monja, que por azahares del destino acude al departamento de los ladrones fungiendo de enfermera. Mihura se caracterizó por escribir comedias que renovaron el teatro español, dotándolas de un explícito sentido del absurdo en medio de tramas detectivescas. Pues bien, la obra en cuestión no escapa a ese parámetro: Sor María (Katherina Sánchez) parece sospechar de los aparentemente inofensivos residentes del departamento al que llega, y sus deducciones lógicas harán tambalear los secretos planes de la banda.

Toda la acción ocurre en el departamento que alquila doña Pilar (Rochi Lasarte) a este inusual y atípico grupo de “familiares”. Los enredos comienzan cuando la banda, antes de cometer su siguiente atraco, esconde su botín dentro de una maceta, y pide atención médica para uno de sus integrantes enfermo de pulmonía. Es así que llega por recomendación, esta atípica religiosa que parece saberlo todo, poniendo en riesgo incluso su propia vida, especialmente cuando anuncia que se encargará del cuidado de las plantas en la dichosa maceta. Luego de un tibio inicio, en el que se nos presentan los personajes de la trama, la comedia alcanza sus puntos más altos con la primera aparición y posteriores intervenciones de Sor María, cuya sola presencia suma varios puntos al montaje. Ya en el segundo acto, sus reiterativas apariciones con parafernalia de luces y sonidos lucen algo cansinas, pero no afectan mayormente el resultado final.

El joven actor y director Oliveros, de quien vimos este año la simpática Las Formas Perimidas, tuvo que resolver la ausencia de la actriz Cecilia Tosso (debido a un accidente) en el papel principal, a pocos días del estreno. La elección de Sánchez fue acertadísima, tratándose de una versátil actriz que se mueve sin dificultad entre dramas y comedias: su Sor María es el alma del montaje y sus esfuerzos, contando con tan poco tiempo, rindieron sus frutos. El elenco que la acompaña no desentona, con los experimentados Paco Varela, Ricardo Morante, Daniel Zarauz y Rochi Lasarte; y los jóvenes Sofía Muñoz y George Silva. Oliveros y la productora Liber-Teatro consiguen con ¿Hay que matar a la monja?, un digno espectáculo de entretenimiento, que además ya anuncia una reposición. Por supuesto, valdrá la pena volver a ver a esta atípica monja detective.

Sergio Velarde
28 de octubre de 2014

domingo, 12 de octubre de 2014

Estreno: EL VIAJE DE LA ORUGA

Una propuesta lúdica y entretenida a cargo del colectivo La Mayu que combina  teatro, música, mimo, danza, cómic, pop up​ y humor mediante el juego. Sábados y domingos desde el 18 de octubre en el Teatro Silvia Bravo del colegio Jean Le Boulch.

Cuatro actores le dan vida a diversos personajes convirtiendo el espacio escénico en un lugar mágico e inigualable, propicio para la participación del público ya sea de forma activa o reflexionando. Una metáfora en donde a través del juego, el niño encuentra diversas posibilidades de solucionar problemas de forma creativa haciendo de este un mundo mejor, más pacífico y creativo.

Bajo la dirección de Henry Sotomayor y con la participación de Cesar Chirinos, Jorge Bazalar, Andrea  Díaz y Ximena García. Dirección de arte por Luisa Caldas.

La Mayu es una asociación cultural dedicada a la estimulación y creación de un ambiente favorable para el crecimiento del niño de hoy en día. Busca generar espacios de cultura y entretenimiento donde el niño tenga la posibilidad  de crear al lado de sus padres un mundo lleno de libertad, color, imaginación y juego.

Lugar: Teatro Silvia Bravo del colegio Jean Le Boulch
(Jr. Rodrigo de Triana 150 -154, Santa Patricia, Tercera etapa – La Molina)
Fechas: 18, 19, 25, 26 de octubre y 2 de noviembre a las 4 p.m.
Entradas: S/.15 y S/.20 en Atrapalo.pe y en la boletería del teatro


Angie Camones
Agente de Prensa
prensa@vodevilproducciones.com
Mobile:999746435 
Office:4443542
www.facebook.com/agenciavodevil

domingo, 5 de octubre de 2014

Evento: JORGE MATEUS EN CASA ESPACIO LIBRE

LUEGO DE GIRA POR ECUADOR, ESPACIO LIBRE TRAJO AL MAESTRO JORGE MATEUS A SU CASA.

3 ÚNICAS FUNCIONES DE “MEMORIA DE TERCIOPELO”
TALLER “LA IMPORTANCIA DE LOS SENTIDOS EN EL TRABAJO DEL ACTOR”

JORGE MATEUS (Ecuador)
Director, Dramaturgo, Actor de Teatro, Cine y Tv, y formador de actores. Se ha desempeñado como profesor de Actuación, expresión corporal y director de teatro en colegios y universidades, su vinculación con estos espacios le llevó a realizar el “Encuentro Internacional de Maestros y Escuelas de Teatro” que se realiza cada dos años; también realizó el Primer Encuentro Internacional de las Artes “Otras Tierras otros Espacios” en el 2004 en la ciudad de Quito. En lo artístico ha trabajado colectivamente, surgiendo la Corporación Cultural y Artística “El callejón del agua” (hoy disuelta). Mateus, es director-fundador del nuevo colectivo teatral “El pasajero de la Lluvia”, que se estrenó con su reciente propuesta Memorias de Terciopelo a inicios del 2014 y con la que nos visita este mes.

FUNCIONES
MEMORIAS DE TERCIOPELO
Unipersonal
Fechas: Jueves 9, Vienes 10 y Sábado 11 (9PM)

TALLER
LA IMPORTANCIA DE LOS SENTIDOS EN EL TRABAJO DEL ACTOR
Cuatro horas de trabajo práctico e intensivo
SÁBADO 11 DE OCTUBRE
Horario: 3pm a 7pm
Duración: 1 Sesión de 4 horas
Inversión total: S/. 150.00
Conduce: Jorge Mateus (Ecuador)

COMUNÍCATE CON NOSOTROS
(01)247-6346
FB: Espacio Libre Teatro – Pagina Oficial

Av. Bolognesi 802-A (Alt. Estación Balta del Metropolitano) Barranco