martes, 23 de julio de 2013

Crítica: EL PERÚ JA JA

Celebrando las historias del Perú y del Teatro

Abrió sus puertas un 23 de octubre del 2003, en pleno centro de Miraflores, e inmediatamente se convirtió en el point de referencia teatral por excelencia, en la distinguida sala en donde ocurría “el mejor teatro hecho en el Perú” para algunos señeros entusiastas, en el nuevo “niño mimado” del público y de los medios de prensa, opacando a otros interesantes grupos de teatro que pasaron al virtual anonimato, especialmente en las listas de lo más destacable de aquellos fines de año, y menguando también la afluencia de otras salas alternativas, terminando algunas inclusive, siendo demolidas. Nada menos. La espléndida obra Metamorfosis fue la primera en ser estrenada en el novedoso escenario con piscina incluida; y su fundadora, Chela De Ferrari, la primera directora. Este 2013, por celebrarse la primera década del Teatro La Plaza, llega nuevamente como homenaje, el Asu Mare del teatro, la gran Clase Maestra de HP en clave de joda y con espíritu Shakes incluido, la irreverente comedia El Perú Ja Ja, dirigida por Rocío Tovar y estrenada, eso sí, en el Teatro Peruano Japonés de Jesús María.

Ignoro si sobre la obra en cuestión, así como con la cinta Asu Mare, pesa la misma maldición hacia todos aquellos que se atrevan a criticarla. En todo caso, como simple espectador, resulta imposible no contagiarse del gran trabajo en conjunto, pleno de entusiasmo y energía, de Carlos Carlín (¿Quién es? ¡El que no era Machín!), Pablo Saldarriaga, Christian Ysla y la banda La Roja. Siendo más estricto, pues en algunos pasajes los intermitentes gags no terminan de engranar y de cuajar; en otros, los dejos utilizados impiden entender al 100% los diálogos; la coartada que genera todo el embrollo (un ángel que debe convencer a dos suicidas que ser peruano es chévere, para así obtener sus alas) tiene una simplona resolución final; pero todo es finalmente secundario frente a la exacerbada parafernalia ejecutada en escena, que disculpa cualquier minúsculo desacierto.

La directora Rocío Tovar, bien asesorada por Raúl Zuazo para esta nueva versión del 2013, consigue con El Perú Ja Ja un gran divertimento, cuyo ritmo y fluidez no decae en ningún momento, haciéndole olvidar al respetable la dilatada duración del espectáculo. A destacar del trío protagónico, a Carlín (tan lejos de su anodino protagónico en La Chica del Maxim), gran comediante e improvisador, que se lleva los mejores personajes de la puesta, como su alterada Perricholi y su pituca Santa Rosa de Lima. Felicitaciones al Teatro La Plaza, por sus primeros 10 años formando parte importante de nuestra historia teatral, y también por haber producido algunos extraordinarios montajes, con tantos brillos como los de los independientes. Y claro, si para algunos todo teatro es comercial mientras se cobre entrada, pues entonces ¡albricias para todo nuestro teatro!

Sergio Velarde
23 de julio de 2013

1 comentario:

Fernan Ernest dijo...

UNA OBRA CON CARENTE INFORMACIÓN HISTÓRICA. ES UNA REVERENDA ESTUPIDEZ. QUE VAYAN AL COLEGIO DE NUEVO. LEAN A MANUEL GONZALES PRADA Y MAS QUE MAL INFORMAN AL PUBLICO.