miércoles, 25 de abril de 2012

Entrevista: ZEJO CORTEZ

"No hay arte si no eres primero persona"   

Desde hace unos meses, un blog dedicado a la Crítica Teatral, con textos de opinión y poesía, está dando que hablar. Se llama Taberna Crítica y es administrado por Zejo Cortez, un joven poeta, dramaturgo y comunicador, que se ha planteado la difícil tarea de mantenerlo actualizado, de acuerdo a un riguroso calendario: los lunes, una columna de opinión; los martes, una publicación de poesía; los jueves, entrevistas a actores de Teatro; y los viernes, Críticas de Teatro.

"Taberna Crítica saltó a la red este enero. Tenía como experiencia el aprendizaje obtenido de una revista de Madrid donde publicaba las Críticas de Teatro, durante casi año y medio (trabaja en esa revista hace tres). Abrir Taberna Crítica, me da la posibilidad de realizar entrevistas, que me agrada bastante: preguntarle a la gente por qué hace lo que hace, cuál es el motivo y el objetivo por el que lo hace", comenta Zejo.

“Hice el balance anual de lo mejor del Teatro Peruano en el 2011 (la mejor puesta en escena, puesta en escena para niños, mejor dramaturgia peruana, mejor actor, actriz, etcétera) para la revista La Huella Digital, es una revista digital de la Universidad Complutense de Madrid”, nos cuenta Zejo. “En principio llegué ahí gracias a Ángel L. Rubio, que en ese momento era director de la revista, para publicar distintos artículos de publicidad, cultura y poesía.” Posteriormente, sólo continuó con sus publicaciones de poesías, pues Zejo afirma ser poeta de nacimiento.

“En ese tiempo fui creciendo y aprendiendo a conciencia acerca del Teatro, gracias a mi maestro, Edgard Guillén, quien me impulsó a entrar en la Crítica Teatral.” Fue así que comenzó a publicar sus críticas en La Huella Digital, hasta que tuvo regularidad y la idea de hacerlo en nuestro país era el paso lógico. “Fue así que abrí la Taberna Crítica, en blog cuyo nombre viene de una reunión en el Queirolo de Pueblo Libre con Edgard y mi amigo Benjamín Edwards.”

El señor Edgard Guillén es, qué duda cabe, toda una institución teatral en nuestro país. “La amistad con Edgard se ha visto fortalecida por el Teatro”, afirma Zejo. “Él me enseñó y enseña aún, lo que sabe del Teatro. Él me ayudó a armar mi tercera biblioteca, enteramente de Teatro.” Las obras que escribe Zejo (pues estudió Dramaturgia en dos escuelas) también son analizadas por Guillén, lo que ha contribuido enormemente en este inacabable aprendizaje de teatro.

Además, Guillén acompaña a Zejo a ver algunas obras de teatro y su opinión es por supuesto, muy significativa “Te cuento algo: fui con Edgard a ver La Fiesta de cumpleaños de Harold Pinter (Edgard trabajó textos de Pinter en Lima por primera vez con "El amante"); yo ya había ido a verla, y con Edgard fui la segunda vez. No se entendió casi nada. Obviamente la obra es absurda, pero hasta en ese absurdo debe existir un fino hilo conductor, que no fue bien llevado en dirección. Entonces, cuando terminó la puesta, Edgard empezó a preguntarle a la gente qué le había parecido lo que acababan de ver, y la gente le respondió: 'Eh, bueno, es la historia de una familia', 'Eh, estuvo interesante', 'Sí, fue bonito'. Ahí ves qué es lo que hay: dinero para hacer estos trabajos, actores disponibles, pero como se anda en una carrera de puesta tras puesta, producir y producir, no hay una responsabilidad a conciencia de parte de algunas personas de Teatro, para que se hagan cosas de calidad. Cosas también que entretengan, pero no que entretengan porque no entendiste o porque se apelaba a chistes corrientes y tontos.”

Sobre lo que es el Teatro Independiente en el Perú, Zejo tiene un particular punto de vista. “El Teatro Independiente es el Teatro que no está subvencionado por el Estado; por lo tanto y, por ejemplo, el Teatro del Centro Cultural Católica, es independiente.” Pero, ¿cuál es la problemática que enfrenta el teatro de gran producción? “El inconveniente con las 'grandes compañías' es que quieren demostrar que pueden hacer grandes trabajos, con grandes producciones y eso hace que descuiden el trabajo del actor”, reflexiona Zejo.

“No digo que sean malas personas o que todo es un desastre, pero descuidan la búsqueda y la investigación, no académica y formal, sino la del actor y director, la emocional, además del rigor." Para Zejo, el éxito de la puesta estriba en que tanto el actor como el espectador logren una fluida comunicación. “La brecha está en el traslado del mensaje de la obra y lo que ha afectado e influido en el actor, que no es bien guiado por el director. Por eso, si hay una dirección que no tiene las herramientas necesarias o si no hay una sensibilidad para trasladar el mensaje del autor idóneamente, sientes un vacío cada vez que observas una puesta.”

Sobre la Crítica Teatral, Zejo afirma que “está inmersa en el proceso de comunicación teatral. Creo que la Crítica es una más de las miradas del proceso teatral. Están la mirada del dramaturgo, la del director (que engloba a el asistente, los luminotécnicos, los que se encargan del sonido...), y la del actor. La Crítica debe contribuir al hecho teatral en buenos términos.”

Zejo cita a Kant, que partiendo desde la perspectiva filosófica de crítica, sostenía que ésta era un juicio de valor, objetivo, respecto a algo. “En la actualidad, la palabra Crítica tiene una connotación negativa, errónea. Sobre todo, cuando uno hace la crítica y a algunas personas no le gustó por más que la hayas fundamentado; te dicen: 'la crítica es negativa', 'el flaco tiene rencor' o 'qué cerveza habrá bebido', entre otras.” Además, Zejo menciona que acudió una vez al Centro Cultural Británico y escuchó a Mariana de Althaus decir que “creía que los Críticos de Teatro guardan amargura por no haber encontrado el éxito deseado".

“No hay arte si no eres primero persona”, reflexiona Zejo. “No eres artista, si no eres sensible con lo que pasa a tu alrededor, si no eres comprometido con lo que le concierne a tu ciudad o al lugar donde vives. El arte es social, es responsable.”

Citando a Stanislavsky en su libro 'La preparación del actor': si uno va al Teatro para lucir sus manos bonitas, sus pies bonitos, para alardear que ha hecho Teatro o para agarrarse del Teatro para publicitarse, mejor dedíquense a otra cosa. “Pienso que debería tratarse a las Críticas de Teatro como una fuente de investigación de cierta eficacia o certeza en los distintos ámbitos relacionados al hecho teatral.”

Finalmente, cuando Zejo asiste a ver una obra de teatro, nota dos cosas, así como en el Circo de Ate o en un teatro de Miraflores o en la vida misma: “O te ven con desprecio e indiferencia, o te ven con simpatía, intentando caer bien. Curioso: tampoco te dicen nada, todo aparenta estar completamente tranquilo y en paz. Pocos realmente intentan conocer tu trabajo o conocerte y entablar una cercanía sincera. El Teatro es una muestra, como cualquier arte, de lo que hay en la vida o en cualquier lugar. El Teatro está hecho por humanos. Vas a ver el pensamiento de la sociedad de la época, vas a ver qué es lo que la gente opina de la vida, de su vida, de su mundo circundante... en el Teatro. No me refiero a la puesta en sí, sino a toda la ceremonia que involucra ir al Teatro. Todo corresponde a cómo somos como personas. Es así”, concluye. Visiten Taberna Crítica y saquen sus propias conclusiones.

Sergio Velarde
25 de abril de 2012

1 comentario:

JAS dijo...

Hay mucha voluntad y dinero para hacer obras de teatro, grandes y populares, pero descuidan la preparación de los actores. Con frecuencia veo a jóvenes que ni siquiera tienen entonación para hacerse escuchar en un auditorio.