sábado, 9 de octubre de 2010

Crítica: CACÚMENES


Sólido retrato de un asesino   

La ganadora absoluta del Festival de Teatro del ICPNA 2008, “Cacúmenes” de Alejandro Alva, vuelve a escena, esta vez como montaje institucional de la Asociación de Artistas Aficionados (AAA) dirigida por Haysen Percovich y Ximena Arroyo. La historia toma como pretexto las desventuras de un joven vendedor convertido en asesino por necesidad, llamado Alberto (Henry Sotomayor), para involucrarnos en diversas historias de seres humanos atormentados por una vida llena de obstáculos, desengaños, mediocridad, infelicidad y mentiras, más cercanas y reconocibles de lo que imaginamos.

Así como en “Morir” (estrenada en la AAA) o “El dolor por tu ausencia” (dirigida por Percovich), “Cacúmenes” nos presenta una sucesión de cuadros aparentemente independientes entre sí, pero con varios puntos en común, que el espectador irá descubriendo eventualmente. La historia: oscuros y torpes crímenes son cometidos en los alrededores de un parque. El policía encargado del caso (Iván Chávez) sobrelleva una tensa relación con su esposa Claudia (Katia Salazar), una frustrada oficinista encargada de Recursos Humanos de su empresa. Un anciano (Enrique Victoria), que pernocta en dicho parque, se enamora de Laura (Mayella Lloclla), una rebelde jovencita de conflictiva personalidad y con una tirante relación con su madre (Ximena Arroyo). Mientras que el violento Jorge (Paul Ramírez) descubre la infidelidad de su pareja Ana (Karina Jordán).

La puesta en escena, producto de una nueva revisión del texto por Percovich, logra retratar con convicción la dura vida que personas de clase media deben enfrentar día a día, en un afán imperioso por conseguir dinero y poder sobrevivir dentro de un sistema, a todas luces, castrante e inhumano. Pero también acierta en mostrar toda la red de mentiras (especialmente en un nivel personal) en las que se hayan los personajes, que a pesar del título de la obra, carecen de cacumen (agudeza o perspicacia) para ver con claridad su propia situación y la de los seres de su entorno: la ciega madre, ajena a la dura realidad de sus hijos; o las dos parejas, llenas de secretos y mentiras, producto de la incomunicación.

Acaso el único reparo al montaje sea el facilismo con el que los directores muestran las escenas oníricas de Alberto: la disminución de la intensidad de las luces, los vestuarios exagerados y la sobreactuación de los muy competentes Yasmín Londoño y Dante Marchino, pudieron ser reemplazados por otra propuesta más innovadora, pero que en todo caso, no afecta en demasía el producto final. Excelentes actuaciones del elenco principal, destacando Victoria, Arroyo y Chávez (actores de la primera temporada), quienes aprovechan esta segunda oportunidad para explorar más a fondo sus personajes. El reestreno de “Cacúmenes” no pudo ser mejor opción para celebrar un aniversario más de la AAA, convertida ahora en un concurrido Centro Cultural y por supuesto, para devolver a escena un buen texto de autor peruano.

Sergio Velarde
09 de octubre de 2010

domingo, 3 de octubre de 2010

Crítica: LECCIONES DE FE


Nuevo acierto de Teatro Racional  

De un tiempo a esta parte, el íntimo y agradable espacio de Teatro Racional en pleno centro de Barranco, se ha convertido en visita obligada para todo aquel que quiera pasar una hora de sano entretenimiento, sin dejar de lado la necesaria reflexión. Cada uno de sus montajes, si bien es cierto variable de acuerdo a sus planteamientos iniciales, objetivos, actores, dramaturgos y directores de turno, siempre resultan de un acabado limpio e impecable. Obras como "Punto ciego", “Un busto al cuerpo" o “Cuatro historias de cama” no dejaron de tener interés, cada una en su estilo; y ahora “Lecciones de fe”, con dramaturgia de una incansable Claudia Sacha incursionando en la comedia, deja el nivel muy alto para sus futuras producciones.

María Fe y Esperanza son dos hermanas totalmente opuestas entre sí: la primera es una delirante fanática religiosa; y la segunda, una terca e ingenua defensora de las causas políticas. Al ver la antigua casa que habitan en una situación lamentable y calamitosa, con las paredes cayéndose de a pocos, cada una de ellas busca solución a su manera: una, encomendándole todo a Dios; y la otra, al alcalde. En medio de ellas, su hijo Felipe (sí, hijo de ambas) debe encontrar una solución práctica para el problema, mientras busca a su gato desaparecido. Una historia ingeniosa, que pone sobre el tapete hasta qué punto la ferviente creencia religiosa puede resolver entuertos, que una simple llamada al Municipio no puedan solucionar.

Gran actuación de una sobresaliente Haydeé Cáceres como María Fe, una actriz que destaca especialmente en roles de comedia y que sabe aprovechar todas las posibilidades que el personaje le ofrece. El joven Emmanuel Soriano no desentona del conjunto, construyendo un personaje perfectamente creíble. Mención especial para Elvira De la Puente, quien interpreta nada menos que a una activista política, tránsfuga de su partido al delatar hechos de corrupción. Y no sólo su actuación es comiquísima por razones extra teatrales (De la Puente fue congresista del gobierno aprista), sino que sabe hacerle frente a una descomunal Cáceres y le da la réplica exacta. Retirada durante años de la actuación, De la Puente se luce como Esperanza, servida por el inspiradísimo texto de su hija Claudia.

“Lecciones de fe” es una inteligente puesta en escena, una comedia con todas las de la ley, con una pulcra y virtualmente infalible dirección a la que nos tiene acostumbrado Carlos Acosta, además de un solvente aprovechamiento del espacio y actuaciones convincentes y parejas. Podemos entonces afirmar, calmada y discretamente, que “Lecciones de fe” es una de las mejores obras de teatro independiente en lo que va del año, y confirma a Teatro Racional como referente obligado del movimiento teatral contemporáneo.

Sergio Velarde
03 de octubre de 2010