lunes, 8 de febrero de 2010

Crítica: EL BAÚL MÁGICO (Perú)


EL BAÚL MÁGICO   

Antes de comentar la puesta en escena de “El baúl mágico”, espectáculo infantil de improvisación dirigido por Walter Chullo, debo reconocer mi particular recelo hacia la misma improvisación como espectáculo en sí. La idea que el teatro evoluciona constantemente y que debe nutrirse de diferentes fuentes para lograr innovarse de forma creativa, no me convence del todo para otorgarle el absoluto protagonismo a una de las tantas herramientas del actor, que sólo debe ser utilizada como último recurso ante los anticipados baches que puedan ocurrir durante un espectáculo en vivo, fuera cual fuera su naturaleza. Pero luego de apreciar una de las varias funciones de “El baúl mágico” durante la Ceremonia Teatral del Hain 2010, este prejuicio puede quedar de lado, al menos, por un tiempo. Luego de una graciosa y lúdica introducción “concertada”, en la que se nos presentan a los variopintos personajes y a ese baúl mágico, que contiene vestuarios y elementos que darán vida a las historias por venir, comienza la activa participación del público infantil y literalmente “cualquier cosa puede pasar”. La destreza de los intérpretes, especialmente Germán “Manchi” Ramírez, conduce el espectáculo hacia buen puerto. Cada intervención de los niños va guiando el derrotero de cada historia, volviendo la puesta en escena ágil, creativa, novedosa y muy divertida. Luego del rotundo éxito de la única función que pude ver durante el festival, pregunto a Walter Chullo cómo les fue en las demás. “La función de las 3 pm salió mejor”, comentó. Y es lo que sucede siempre con la improvisación: sólo la suerte y el destino determinarán si los intérpretes y los niños estén 100% inspirados y así poder apreciar “lo mejor”. Cosas de la impro.

Sergio Velarde
08 de febrero de 2010

No hay comentarios: