domingo, 31 de agosto de 2008

Entrevista: PAUL BERETTA

Constante preparación

Acaba de finalizar en el Galpón.espacio la temporada de “Perdidos”, en la que debutó como director y ya Paul Beretta se encuentra preparando nuevos proyectos para el próximo año. “Tomé la decisión de abandonar mi carrera como comunicador hace ya varios años y entrar de lleno en el mundo de la actuación, y no me arrepiento en nada”, afirma este egresado del Club de Teatro de Lima, quien tuvo de profesores a Pold Gastello, Paco Caparó, Sergio Arrau y Reynaldo D’Amore.

Paul recuerda con mucha emoción dos de los montajes que realizó en su segundo año de estudios: “Los pelópidas” de Sergio Arrau y “Un verso pasajero” de González Risco, ambas dirigidas por el profesor Paco Caparó. Con el primer montaje, menciona que “aprendí a trabajar en equipo, éramos cerca a 20 actores y todos hicimos de todo, independientemente de la calidad de la obra.” Con la segunda obra, Paul logró mejores resultados, pues “Un verso…” tuvo una temporada posterior como obra profesional. “Tuvimos un buen resultado artístico, lástima que el grupo que formamos, “El sótano” se disolviera tiempo después.”

Una vez fuera del Club, Paul decidió ingresar a diversos talleres para continuar con su formación actoral. “Creo que un actor nunca termina de aprender”, nos comenta convencido. Estuvo los talleres de actuación de Aldo Miyashiro, de expresión corporal con Franklin Dávalos, de dramaturgia con Mariana de Althaus, para finalmente completar el primer nivel con Roberto Ángeles. “Me interesan mucho los talleres, porque me sirvan como herramientas para mi trabajo de actor”, afirma.

Su primera obra como director fue “Perdidos”, una adaptación de Roberto Ángeles sobre el original de Plinio Marcos, en la que también interpretó uno de los papeles principales. “Me animé a realizar este proyecto, pues quería generar mi propio trabajo, no quería esperar que alguien me llame para hacer algo”, nos cuenta. “Una vez escuché a Edgar Guillén decir por televisión: “el actor tiene que tener un motor propio”, así lo entiendo yo: el actor debe generar su propio trabajo”, concluye Paul. Es muy difícil hacer teatro en el Perú, pero no es imposible.



Sergio Velarde
31 de agosto de 2008

No hay comentarios: