sábado, 2 de agosto de 2008

Entrevista: DANIEL MANCHEGO

Trasgresor y polémico

“Me inicié a los 16 años en el TUC, más tarde en el Club de Teatro de Lima y luego participé en algunos talleres en Cuatrotablas, Yuyachkani y con el español Mel Rocher.” Así nos cuenta Daniel Manchego, actor de la polémica versión libre y criolla de “El enfermo imaginario” actualmente en temporada en la Sala Alzado, sobre sus inicios en el mundo de las artes escénicas. “En el Club de Teatro de Lima tuve como maestros a dos grandes como Reynaldo D’Amore y Sergio Arrau”.

Sin bien es cierto, Daniel escribe teatro desde el colegio, es en el mencionado Club donde por primera vez dirige profesionalmente una de sus obras, “El orquestador” presentada por el grupo Forasteros, la cual figuró entre las mejores puestas en escena del año por un diario local. “Veníamos de hacer un trabajo en grupo con mis compañeros y queríamos buscar un estilo propio en el teatro y generar así, una combinación de trabajo de energía y movimiento con la actuación sicológica”, recuerda. En la misma sala, estrenó posteriormente “Amores especiales”, un complejo drama sobre una relación madre-hijo poco convencional. “Fue una obra mucho más íntima”, afirma Daniel. “Pero a la vez, muy complicada y enredada en la construcción de los personajes”.

Como director de los talleres de formación actoral en el Teatro Segura, con el auspicio de la Municipalidad de Lima, Daniel busca “generar personas capaces de ser sensibles a los diferentes estilos de hacer teatro, de descubrir nuevas formas de expresión, de probar nuevas maneras de comunicarse, de defender ideas, innovar y transgredir, nunca de quedarse en la actuación tradicional y parametrada.” Este año Daniel y su proyecto Era Azul cumplen tres años formando jóvenes talentos, que aplican lo aprendido en sus muestras finales.

Sobre su reciente incursión como un disparatado médico en “El enfermo imaginario, versión libre y criolla”, Daniel tiene un particular punto de vista. “Es una experiencia muy agradable la de conocer un estilo que no había probado hasta ahora: el humor popular.” La consigna de la mencionada puesta en escena es valerse del salero criollo y la picardía para la construcción de los personajes. “Si bien no se están presentando las características principales de una obra de Moliere”, aclara, “sí se realiza una mofa hacia los doctores, se sigue la estructura básica de la historia y se logra el entretenimiento y esparcimiento de la gente.”

Los próximos proyectos en los que está involucrado Daniel incluyen, entre otros, un montaje sobre las tradiciones peruanas de costa, sierra y selva; así como también las muestras finales de sus alumnos y el próximo inicio de nuevos talleres en los meses de setiembre y enero. “El enfermo imaginario, versión libre y criolla” se presenta en la Sala Alzedo del Teatro Segura (Jr. Huancavelica 267 - Centro de Lima) todos los viernes, sábados y domingos a las 8 p.m.
 
Sergio Velarde
2 de agosto de 2008

No hay comentarios: